domingo, 7 de agosto de 2016

EL JUGUETE NUEVO DE KUCZINSKY


Cuando a un niño se le regala un juguete nuevo, toda su vida gira en torno a él, y manifiesta una felicidad contagiosa que parece nunca acabar, a tal punto que, la única realidad existente para él, es su juguete nuevo. Algo similar sucede con Pedro Pablo Kuczinsky, nuevo Presidente de la República del Perú, juramentado el 28 de julio del presente año. Danza en la calle, difunde sus ejercicios matutinos en Palacio de Gobierno, comparte sus respuestas jocosas a la prensa, y últimamente, escribe 7 mandamientos para su Consejo de Ministros.




Obviamente, es la apuesta de sus asesores de imagen encaminados a entretener a la ciudadanía, ganando tiempo, hasta que se haga realidad eso que “desde el primer día de mi gobierno…” empezaré a trabajar por un nuevo Perú hasta convertirlo en un país moderno.

Y por qué no, algunos intereses de grupos económicos superpoderosos que están detrás de los recursos del estado, para hacer de las suyas, como siempre lo han hecho, capturando a los gobiernos de turno, para saquearlo, pueden estar de acuerdo con estas funciones circenses, como quien saca la lengua, y simula cuernos con sus dedos en su cabeza, mientras hurgan en nuestros bolsillos, desmedidamente.

Claro que el Presidente de la República, puede realizar ejercicios matutinos, nocturnos o de media noche, como le plazca; pues, tiene derecho a disfrutar de su tiempo libre porque forma parte de los derechos humanos; pero, difundirlo como si fuera el descubrimiento de la pólvora o como una comedia de primer nivel, sí es otra cosa, y aporta sospechas a las actividades propias del manejo de medios y de la imagen de dicho personaje, como un entretenimiento para ganar tiempo o como una simple distracción, sabrá Dios para qué. Los romanos, eran expertos en ello.

Que los ministros de estado, necesiten de “mandamientos” para ejercer sus funciones como la ley manda, es otra comedia que le cuesta a la nación y al estado. Sí, es un chiste, y es un chiste de mal gusto. El estado no necesita de tales funciones circenses; quizá el gobierno, sí, y con urgencia, porque a la fecha, ni siquiera han presentado un proyecto de ley acorde al plan de gobierno que vendió en la campaña electoral.

Quizá necesitan distractores sociales, para “jalar” a congresistas de la oposición y convertirse en la mayoría que les urge; de lo contrario, no podrán aplicar el programa que, supuestamente, ya poseen, y que promete salvar al Perú. Es decir, el presidente cuenta con un programa que solucionará todos los problemas del país. Este cuento no es nuevo; el manejo de su imagen como un entretenimiento nacional, tampoco.

Quiera Dios, que la Presidencia de la República, sea mucho más que un juguete nuevo para Kuczinsky.

Ni moisés pudo salvar al pueblo de Israel con los 10 mandamientos escritos con el dedo de Dios. ¿Podrá este Consejo de Ministros, salvar al Perú, con los 7 mandamientos escritos con el dedo de Kuczinsky?


No hay comentarios:

Publicar un comentario